Manuela Sáenz: una mujer prominente en un mundo de hombres

Manuela Sáenz es una de las mujeres que más ha trascendido en la historia latinoamericana pero este no fue un logro fácil de alcanzar: su condición de mujer y su estatus de amante de Simón Bolívar han dificultado su inclusión dentro de la historiografía tradicional. Sin embargo, la relevancia de su papel en la emancipación hispanoamericana ha hecho que sea imperante incluirla dentro de la narración de nuestro pasado.

En una época donde las mujeres eran relegadas a un papel pasivo en la sociedad y sus únicos espacios de dominio eran el hogar y la intimidad familiar, Manuela Sáenz, mejor conocida como Manuelita o la “Libertadora del Libertador”, caminó contracorriente y alcanzó logros que muchos hombres de su época hubieran deseado para sí, pero, probablemente, no se habrían atrevido a conquistar. Por eso, a más de doscientos años de su nacimiento, recordamos que sus hazañas siguen teniendo vigencia. Veamos las principales:

Entrado el año de 1820, cuando José de San Martín se encontraba de camino hacia Perú y los limeños comenzaban a conspirar, Manuelita  realizó reuniones en su casa que aparentaban ser fiestas donde ella actuaba de espía y pasaba información.

Participó en las negociaciones con el batallón de Numancia y en 1822, una vez liberado Perú, fue condecorada “Caballeresa del sol, al patriotismo de las más sensibles”.

En Quito, Manuelita colaboró activamente con las fuerzas libertadoras: llevaba y traía información, curaba a los enfermos y donaba víveres para los soldados.

Fue nombrada por Bolívar miembro del Estado Mayor del Ejército Libertador.

Peleó junto a Antonio José de Sucre en Ayacucho y fue la única mujer que pasó a la historia como heroína de esa batalla.

manuela-saenz-y-bolivar_chayele
Manuela Sáenz: miembro del Estado Mayor del Ejército Libertador y su fiel compañera sentimental

El 25 de septiembre de 1828 salvó a Simón Bolívar de un atentado dirigido por Francisco de Paula Santander, enfrentándose a los conspiradores mientras Bolívar huía por una ventana.

Manuelita murió sola, en la pobreza y desterrada de su patria. Además, inicialmente no fue resaltada por la historia como se lo merecía. No obstante, el paso del tiempo le ha hecho justicia y hoy en día resulta imposible ignorar su papel dentro del proceso de independencia de diversas naciones de Latinoamérica.

Por Néstor Chayele



Por Nestor Chayelle