Nestor Chayelle: Los supermercados Iceland pioneros en eliminar los envases de plástico

Los cadena de supermercados Iceland de Reino Unido ha anunciado reemplazar los envases de plástico de todos sus productos de marca propia para 2023, para ayudar a poner fin al problema de la contaminación plástica.

Playa llena de basura plástica

Playa llena de basura plástica

El actual envase de plástico será reemplazado por bandejas y bolsas, toda hechas con papel, que serán reciclables a través de la recogida de los desechos domésticos o en instalaciones de reciclaje en las tiendas.

Recientemente, el supermercado llevó a cabo una encuesta en la que el 80% de las 5.000 personas encuestadas manifestaron que respaldarían la decisión de dejar de usar plástico.

Con esta medida Iceland se ha convertido en la primera gran cadena de supermercado en comprometerse a eliminar los embalajes de plástico para todos sus productos propios en el plazo de cinco años.

El director general de Iceland, Richard Walker, dijo:  

“Una camión de basura de lleno de plástico entra a nuestros océanos en cada minuto, causando un daño incalculable a nuestro medio marino y, en última instancia, a la humanidad, ya que todos dependemos de los océanos para nuestra supervivencia”.

La compañía también ha sido una de las primeras cadenas de supermercados del Reino Unido, junto con Co-op, para apoyar plenamente la iniciativa del gobierno británico de introducir un sistema de depósito y reembolso (DRS).

“La responsabilidad recae en los minoristas, como principales contribuyentes a la contaminación y el desperdicio de envases de plástico, para tomar una posición clara y ofrecer cambios significativos”.

“Ya no hay excusa para el empaquetado excesivo que crea desperdicios innecesarios y daña nuestro medio ambiente”, agregó Walker.

Iceland ya ha eliminado las pajitas desechables de plástico y en los próximos meses utilizarán bandejas de papel para los nuevos productos de alimentos.

La medida, que ha sido bien recibida por los defensores del medio ambiente, y se produce en medio de una creciente preocupación por la contaminación plástica de los océanos, donde se convierten en la peor pesadilla medio marino, incluyendo los peces, aves y las tortugas marinas.

Ver fuente