Nestor Chayelle: RSE.- Falta presencia femenina en el sector cementero

No obstante, las cementeras avanzan hacia una mayor estructuración interna de la responsabilidad social empresarial, lo que se refleja en que cada vez son más las que cuentan con comités específicos. Cada fábrica dedica de media entre cinco y seis trabajadores a temas directamente relacionados con ella, según el II Estudio sobre la RSE en el sector cementero, realizado por Forética y Fundación Cema.

La industria del cemento hace muchos esfuerzos por ser responsable, sostenible y luchar contra el cambio climático. Sin embargo, tiene una asignatura pendiente y es que “hoy por hoy, pese a importantes esfuerzos, la mujer solo representa un 13% de la fuerza laboral y tan solo un 1% en el estamento directivo”, explica Jaime Silos, director de Desarrollo Corporativo de Forética.

En el lado opuesto se encuentra, por ejemplo su compromiso con el empleo de calidad, donde Silos destaca dos datos importantes: “el 94% de los contratos del sector son indefinidos y el El salario medio es el doble de la media nacional” Y añade que “cada fábrica invierte un millón de euros al año en la salud y seguridad de sus trabajadores”. Esta fifra supone una media de 1.500 euros por empleado al año. También resalta su vinculación con el entorno rural. “Permite la creación de empleo en zonas rurales y con baja densidad de población, situándose el 70% de las fábricas en localidades con menos de 12.000 habitantes”. Y recuerda que “no ha minado su compromiso con el territorio” a pesar de que ha sido uno de los sectores más  afectados por la crisis. Desde máximos, la producción de cemento ha caído un 70% y aún está muy lejos de una situación de “normalidad” en la producción.

asg sectorcementero grafico1Según el citado estudio, las cementeras en España sacan una nota bastante alta en temas vinculados con el medio ambiente. De entrada, se invierten más de 3 millones de euros anuales por empresa en proyectos medioambientales, de los que un 14% se centra en proyectos de biodiversidad. Esto es importante ya que el Índice Planeta Vivo 2016, elaborado por la organización ecologista WWF, ha revelado que la biodiversidad mundial se ha reducido en un 58% entre 1970 y 2012 debido a las actividades humanas, previéndose una disminución de hasta un 67% hasta 2020.

Dado que las materias primas son cada vez más escasas y que la economía continuará en permanente expansión, el concepto de economía circular cobra cada día más relevancia, es decir, lograr que el valor de los productos, componentes y materiales se mantengan en el ciclo productivo durante el mayor tiempo posible a niveles de máxima utilidad y en el que la generación de residuos se reduce al mínimo. El estudio de Forética y Fundación Cema señala, al respecto, que “con su enfoque hacia la economía circular, el sector ha evitado, mediante la valorización material y energética, que 2,3 millones de toneladas de residuos se entierren en vertederos (cantidad equivalente a casi 700 piscinas olímpicas). Así, en 2016, la industria cementera utilizó más de 787.000 toneladas de combustibles recuperados, un 25% de la energía consumida por los hornos de clínker, equivalente a 394.000 toneladas de petróleo. Por ejemplo, más del 20% de los combustibles utilizados por la industria cementera en España es biomasa, como es el caso de las harinas animales y los lodos de depuradora.

A pesar de todo ello, la industria del cemento no se encuentra posicionada como sector líder en los debates públicos sobre RSE.

Ver fuente