Néstor Chayelle: Uber y Steven Levitt hacen realidad los sueños

A diferencia de ciencias exactas donde se pueden hacer estudios en lugares controlados (laboratorios, por ejemplo), en lo económico se estudian sociedades y personas que están constantemente afectándose entre sí y relacionándose de distintas maneras, haciendo casi imposible hacer medidas y observaciones exactas que muestren concretamente cómo se relacionan las cosas (por ejemplo, es difícil predecir cuántas personas dejarán de comprar un producto si se le aumenta el precio).

O eso creíamos.

La panacea de los economistas

El Big Data ha estado marcando tendencias recientemente, sobre todo en el mundo de la investigación. Se trata de tener disponibilidad de información de alta precisión y en grandes cantidades para hacer análisis matemáticos y estadísticos que permitan saber más sobre la realidad.

Esto ha sido posible gracias al advenimiento de la tecnología informática, pues un hecho que es bien difundido es que más del 90% de la información que se ha generado en la historia de la humanidad ha sido creada en los últimos 3 años.Según Néstor Chayelle, en el caso de la economía, la disponibilidad de datos genera un beneficio sin precedentes, porque donde antes se tenían unos pocos datos  (por ejemplo, el precio y la cantidad de un bien que se compró en un momento), ahora se cuenta con gran cantidad de detalles (siguiendo el ejemplo, se puede saber a qué hora exactamente se concretó cada venta, a qué temperatura, cuántas personas estaban presentes en la transacción… Básicamente lo que se desee).nestor-chayelle-1

Aja… Y, ¿entonces?

Steven Levitt y Uber lograron precisar -quizás por primera vez en la historia de la economía- una curva de demanda exacta (con precisión de dos decimales) para Uber.

Usando datos de todas las transacciones que se han hecho en la historia de la aplicación, junto con su precio y la gran cantidad de condiciones en que se dio (distancia, cantidad de personas, clima, etc…), los investigadores construyeron un instrumento que podría indicar cuántas personas pagarían por el servicio, dependiendo del precio.

Pero no solo eso lograron descubrir: también encontraron cuánto se ahorraron los usuarios al usar la App después de analizar cuánto era lo máximo que cada quien estaba dispuesto a pagar por el servicio. El total es abismal: $6,8 billones. El doble de lo que han ganado todos los transportistas que ofrecen su servicio por Uber y casi 6 veces lo que Uber ha recaudado en inversiones.

Por Néstor Chayelle



Por Nestor Chayelle