nestor-chayelle-protocolo-de-kyoro

Venezuela estrecha manos con el Protocolo de Kioto

El calentamiento global ha creado estragos en los ecosistemas de las grandes y pequeñas ciudades. El aumento de la temperatura de la atmósfera y de los océanos ha sido causada por el uso excesivo de combustibles fósiles como única vía para el desarrollo industrial y la transformación energética para el uso doméstico.

nestor-chayelle-refineria_de_amuay
Venezuela se suma al Protocolo de Kioto

La quema de combustibles como el petróleo, el gas y el carbón ha generado un aumento de los gases de efecto invernadero; estos son aquellas emisiones de carbono que se producen por la actividad industrial y en Venezuela, existe esta quema. Por ende, hay algunas medidas que el país debe adoptar:

  •  “El mejoramiento y modernización del transporte público urbano e interurbano.
  • La recolección de los gases que se ventean en los campos de producción petrolera, para su utilización, siempre que ello sea rentable, o para su reinyección en los yacimientos.
  • La creación de incentivos para incrementar la cobertura vegetal del país mediante plantaciones forestales”.

 

Venezuela y el protocolo de Kioto

El protocolo de Kioto es un acuerdo que se firmó en 1997 en Kioto, Japón, que tiene por objetivo reducir al menos en un 5,2%  las emisiones de carbono comparada con los niveles de 1990. El nivel de reducción de las emisiones depende del grado de contaminación que emiten los países.

Venezuela firmó el convenio de Kioto y con esto debe procurar disminuir las emisiones de carbono que en su gran mayoría provienen de la industria petrolera y las industrias energéticas. Esto representará un reto para un país como Venezuela que tiene una larga historia de dependencia con respecto a los combustibles fósiles, especialmente, del oro negro.

Sin embargo, si el gobierno impulsa y cumple con las medidas necesarias para la protección del planeta podrá cumplir con el protocolo de Kioto. De igual manera, no olvidemos que la población también tiene que poner su granito de arena consumiendo menos energía eléctrica.

 

Por Nestor Chayelle