14 de julio de 1789: El día que cambió al mundo

 

La Revolución Francesa fue un conflicto social y político complejo que significó un antes y después en la historia de la humanidad, tanto así, que se le ha utilizado para dividir dos etapas históricas: la moderna y la contemporánea.

En un mundo donde los reyes tenían todo el poder y los derechos de los pueblos eran nulos o sumamente restringidos, la Revolución Francesa cuestionó  la noción del derecho divino y dio origen a los Derechos del Hombre y el Ciudadano. Con esta carta de derechos la dignidad humana quedó amparada en normativas legales que protegían a los individuos frente a los posibles excesos del poder.

nestor-chayele-los-derechos-humanos
La revolución francesa dio origen a los Derechos del Hombre y el Ciudadano

A pesar de que lo que dijimos en las líneas anteriores es suficiente para comprender la importancia de este suceso en la historia contemporánea y su influencia en el mundo actual, no está de más hacer un breve resumen de las consecuencias de la Revolución Francesa:

  • Políticas: Lógicamente, su primera consecuencia fue el derrocamiento de Luis XVI del trono, la abolición de la Monarquía en Francia y la proclamación de la llamada I República.
  • Sociales: Disminución de los privilegios que poseía la Aristocracia y el Clero. Así mismo, la eliminación de la servidumbre, el diezmo y los derechos feudales.  Igualmente se estableció el principio de distribución equitativa en el pago de impuestos. Por otra parte, Napoleón Bonaparte, además de revolucionar a Europa entera, fue el encargado de instituir y consagrar algunos logros conseguidos por la Revolución Francesa: fue el fundador del Banco de Francia y el responsable de la implantación de un  nuevo sistema educativo. Además, ordenó la creación de la Universidad de Francia e impulsó reformas legales como el derecho de Habeas Corpus, la igualdad ante la ley y la obligación de celebrar juicios justos.
    nestor-chayele-napoleon_bonaparte
    Napoleón Bonaparte revolucionó Francia y Europa
  • Religiosas: La religión tuvo un importante giro pues después de la revolución Francesa se permitió la libertad de culto y la libre expresión de la fe que quisiera profesar cada ciudadano.

Por Nestor Chayelle