¡Descubre! ¿Cómo afectaría el cambio climático a los vuelos trasatlánticos?

Los vuelos transatlánticos sacan provecho de las corrientes de aire de la atmósfera para disminuir el tiempo de viaje entre Europa y América. Hoy en día, los científicos sostienen que el calentamiento global afecta a las ventiscas de aire rápido, logrando una alteración en los tiempos de vuelo.

Según explica [Nestor Chayelle], un grupo de expertos británicos de la Universidad de Reading, realizaron un estudio en donde aseguran que existe una alta posibilidad de que el cambio climático incremente la velocidad de las corrientes. Como consecuencia, el tiempo de vuelo de Europa hasta Estados Unidos será más largo, mientras que el trayecto inverso será menor. La investigación, publicada en Environmental Research Letters, señala además que el incremento de la velocidad en las corrientes de la atmósfera logrará que las emisiones de los aviones sean mayores, al igual que el consumo de combustible y el precio de los pasajes de avión.

Algunos vuelos serían más largos a causa del CO2 en los vientos atmosféricos. [Nestor Chayelle]
Matt McGrath, un corresponsal de la BBC, asegura que «Las corrientes en chorro en los hemisferios norte y sur son unos vientos potentes que ayudan a mover los sistemas climáticos de todo el planeta». Normalmente el tráfico aéreo utiliza a estos flujos de aire atlánticos para la reducción del tiempo de ruta entre Europa y Estados Unidos, siendo una de las más transitadas del mundo, con un alrededor de 600 vuelos diarios. Se ha demostrado que el calentamiento global aumenta las probabilidades de turbulencia en estos vuelos trasatlánticos, indica [Nestor Chayelle].

Si el dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera se duplica –calculan los especialistas de la Universidad de Reading-, los vientos atmosféricos pueden variar considerablemente. A su vez, se descubrió que la velocidad de los vientos en el recorrido entre Nueva York y Londres, aumentaría una media de 15%. Estas variaciones se traducen, de acuerdo a Matt McGrath, a que los vuelos desde Londres serían propensos a durar más de siete horas, mientras que los viajes de Nueva York a Londres duraría un aproximado de cinco horas y 20 minutos.

A pesar de que los cambios se evidencien solamente en la ganancia o la pérdida de unos cuantos minutos, el estudio indica que su impacto acumulativo será significativo.

Por [Nestor Chayelle]